Saltear al contenido principal
91 817 40 29 L-V: 9:30-14:00 y 17:30-20:30 | S: 9:30-13:30
Acné Rosaceo

Acné rosaceo

Qué es el Acné rosáceo?

Con frecuencia, el acné rosácea empieza como un enrojecimiento de la nariz, mejillas, frente y barbilla, apareciendo posteriormente pápulas (protuberancias rojizas) o pústulas (protuberancias con pus) persistentes, junto con una dilatación de vasos sanguíneos que pueden hacerse visibles como líneas delgadas de color rojo dispersas en toda la cara y el cuello.

Puede estar asociada con otros trastornos cutáneos (acné vulgar, seborrea), o con trastornos oculares (blefaritis, queratitis).

 

¿A quién afecta el Acné Rosáceo?

Se denomina acné del adulto ya que afecta sobre todo a personas entre 30 y 50 años.

Las mujeres son más susceptibles sobre todo aquellas que tienen problemas nerviosos u hormonales, también aparece en los hombres que sufren síntomas más severos.

Se puede decir que aparece en individuos genéticamente predispuestos en los que confluyen varios factores (dietéticos, hormonales, nerviosos) para que aparezca la enfermedad.

 

¿Por qué se produce el Acné Rosáceo?

En el estudio de la rosácea se han implicado numerosos factores, siendo los más significativos:

  • Factores gastrointestinales y dietéticos: Alteraciones gástricas o la ingesta de algunos alimentos (especias, excitantes, bebidas calientes) pueden desencadenar episodios de eritema facial.
  • Factores infecciosos: La presencia de un ácaro microscópico de la piel denominado Demodex folliculorum, parásito habitual saprofito.
  • Factores vasculares: Aparece un eritema transitorio agudo facial, denominado sofoco o flushing, debido a una mayor reactividad cutánea. Podría existir un trastorno de mecanismos de termorregulación, con un aumento del flujo sanguíneo frente a estímulos como la hipertermia.
  • Factores ambientales: La rosácea se localiza en zonas foto-expuestas, se agrava con la exposición solar, y con la exposición a fuentes de calor o frío intenso.
  • Corticoides tópicos: Su aplicación indiscriminada en la cara puede desarrollar cuadros de rosácea facial.

 

¿Qué tipos existen de Acné Rosáceo?

Según la clasificación de la National Rosacea Society de los Estados Unidos, la enfermedad puede dividirse en cuatro subtipos o estadios:

  • Subtipo 1. Enrojecimiento facial persistente (eritema) acompañado de episodios de rubor (crisis de enrojecimiento con sensación de calor y quemazón) y aumento del tamaño de los vasos sanguíneos.
  • Subtipo 2. Rubor persistente al que se suman alteraciones inflamatorias características (pápulas o pústulas). Durante esta fase de la enfermedad en concreto, la rosácea puede parecerse al acné, pero, a diferencia de éste, no presenta comedones (espinillas o barros).
  • Subtipo 3. Grandes nódulos inflamatorios acompañados de un engrosamiento de la piel, lo que a su vez puede derivar en las “fimas” de la rosácea, localizadas generalmente en la nariz (rinofima), pero también a veces en la frente y la barbilla.
  • Subtipo 4. Lesiones oculares, que afectan aproximadamente al 50% de las personas que padecen rosácea (rosácea ocular).

Los síntomas más frecuentes son quemazón o picor, sensación de cuerpo extraño, sequedad ocular, e intolerancia a la luz.

 

¿Qué síntomas tiene el Acné Rosáceo?

La rosácea tiene síntomas variados entre los que destacan los siguientes:

  • Eritema transitorio o flushing: Enrojecimiento frecuente y leve de la cara. Tendencia a sonrojarse o ruborizarse con facilidad.
  • Eritema persistente (o cara roja): Se puede producir ardor y una leve hinchazón.
  • Telangiectasias: Incremento de la vascularidad de la cara; vasos sanguíneos dilatados y ondulados como arañas.
  • Rinofima: Nariz bulbosa y enrojecida. Se produce un ensanchamiento de los folículos pilosebáceos y una hiperplasia de los tejidos blandos que deforman la mitad inferior de la nariz.
  • Erupciones cutáneas similares al acné vulgar: Pueden exudar o formar costras. Suelen aparecer en brotes, sobre todo en primavera y en otoño. A veces evolucionan a nódulos granulomatosos.
  • Síntomas oculares: Ojos enrojecidos, llorosos y con picor; párpados inflamados (blefaritis). Algunas personas incluso se quejan de visión borrosa.

 

¿Cómo se diagnostica el Acné Rosáceo?

No hay pruebas histológicas, serológicas u otras de diagnóstico para la rosácea.

  • El diagnóstico lo debe establecer el médico después de un examen cuidadoso de los síntomas y el historial médico.
  • Si las lesiones son atípicas se hacen cultivos bacterianos para descartar foliculitis.
  • Cuando existe descamación se realiza una prueba con hidróxido potásico para descartar la tiña.
  • Se puede considerar una biopsia para descartar el lupus.

El acné y la rosácea pueden coexistir. El eritema de la nariz es característico de la rosácea mientras que las pústulas de las mejillas se encuentran tanto en la rosácea como en el acné.

 

¿Cuál es el Tratamiento del Acné Rosáceo?

La rosácea no es peligrosa desde el punto de vista médico; no se cura pero suele responder bien al tratamiento, si éste se realiza con regularidad y se evitan los factores que la empeoran. Esta condición puede ser persistente y crónica pudiendo producir una deformación permanente del rostro (nariz permanentemente abultada y roja) además de disminuir la autoestima.

Las recurrencias son frecuentes y van a requerir nuevos ciclos de tratamiento.

La implantación del tratamiento de la rosácea pasa por cuatro etapas:

  • Adopción de unas medidas preventivas.
  • La implantación de un tratamiento tópico cosmético o medicamentoso.
  • La implantación de un tratamiento médico oral.
  • La utilización de técnicas invasivas o quirúrgicas para eliminar las afecciones cutáneas.

Estos tratamientos se pueden implantar progresivamente y en este orden, en función de la gravedad de la patología; si bien suelen combinarse con el objetivo de lograr un mejor resultado estético, una mayor eficacia y un mejor confort del paciente.

El tratamiento, por lo general, es óptimo para mejorar los granos y abultamientos de la rosácea, siendo más difícil de tratar el enrojecimiento de la piel. Puede ser preciso mantenerlo durante un tiempo muy prolongado y pueden pasar hasta dos meses de tratamiento antes de que se note mejoría en la piel.

Es habitual que muchos productos de aplicación tópica se toleren mal, pudiéndose utilizar formulaciones hidratantes específicas (1).

Medidas Preventivas

Además del tratamiento médico se deben adoptar unos hábitos de vida para evitar los factores que pueden desencadenar la rosácea. ü

  • Lavar la cara con agua tibia, evitando las temperaturas extremas y aplicar un líquido limpiador suave con las yemas de los dedos. Se recomienda una toalla suave para secarse la cara. Pueden utilizarse los limpiadores especiales para la rosácea, como los que contienen sulfacetamida sódica.
  • Las personas que padecen rosácea presentan una piel muy sensible, debiéndose prestar atención en la elección de productos para el cuidado diario de la piel; deben evitarse los productos abrasivos, de textura áspera y aquellos que contengan alcohol, mentol, hierbabuena, aceite de eucalipto y fragancias, para minimizar la irritación de la piel. También deberán evitarse los productos grasientos.
  • Utilizar regularmente filtros solares con factor de protección 15 o más. En caso de irritación después de su uso, probar con filtros solares libres de sustancias químicas y que contengan partículas de titanio o de hierro.
  • Se recomienda que los pacientes masculinos utilicen maquinillas eléctricas en vez de cuchillas.
  • No hay ninguna dieta específica para la rosácea, pero se recomienda evitar los factores que causen vasodilatación facial como alcohol, las comidas y bebidas muy calientes y las comidas con muchas especias. Debe evitarse el tabaco.
  • Evitar la estancia en lugares muy caldeados y los cambios bruscos de temperatura. Evitar el calor, el frío y el viento.
  • La ansiedad y el estrés pueden ser perjudiciales.
  • Cubrir el enrojecimiento facial y las telangiectasas con correctores cosméticos no aliviará el estado de la piel pero contribuirá a mejorar el aspecto, se caracterizan por tener un aspecto verdoso.
  • El uso de cremas o pomadas con corticoides tópicos, los corticoides sistémicos y fármacos vasodilatadores pueden empeorar la rosácea.

Tratamiento Tópico

Puede resultar eficaz en casos leves y moderados de rosácea.

  • Debe optarse por un maquillaje fotoprotector, las rojeces se pueden disimular con lápiz o maquillaje verde.
  • Se pueden recomendar fórmulas que contengan extractos vegetales vasoprotectores / vasoconstrictores como el Vaccinium myrtillus, Ruscus aculeatus y Ginkgo biloba.
  • Antiácaros: metronidazol, sulfacetamida sódica, azufre, etc.
  • Antibioterapia tópica: clindamicina y eritromicina.
  • Retinoides: tretinoína e isotretinoína.
  • Ácido azelaico.
  • Los antiinflamatorios pueden ayudar a reducir el edema. Pueden emplearse:
    • Extractos de plantas o sus principios activos con actividad antiinflamatoria: Aloe barbadensis, Caléndula officinalis, ácido glicirrético o alfabisabolol.
    • Corticoides de baja potencia.

En las rosáceas leves una opción puede ser el metronidazol al 0,75 -1% en gel acuoso, emulsión W/S o en crema base de Beeler (2).

También se utiliza la sulfacetamida sódica al 10%, azufre al 2 -10% o antibióticos como la eritromicina al 2% o la clindamicina al 1% asociados o no al metronidazol. (3 y 4). Se desconoce exactamente la causa por la que los antibióticos son adecuados en el tratamiento de la rosácea, pero se cree extensamente que es debido a sus características antiinflamatorias, más que a sus propiedades antibacterianas.

El peróxido de benzoilo y la tretinoína, aunque de cierta utilidad, son potencialmente irritantes y suelen no ser bien tolerados, por lo que se recomiendan sólo en las lesiones pápulopustulosas.

Los corticoides fluorados tópicos están contraindicados, ya que pueden generar una dermatitis rosaceiforme; además pueden alterar la flora cutánea favoreciendo la aparición de infecciones. Si es necesario el uso de un corticoide tópico, el de elección será la hidrocortisona al 0,5%.

Tratamiento Sistémico

Indicado en los casos moderados y graves de rosácea y en las formas leves que no responden al tratamiento tópico.

  • Antibióticos: tetraciclina, doxiciclina, minociclina, eritromicina.
  • Metronidazol.
  • Vasoconstrictores periféricos: clonidina.
  • Isotretinoína.
  • Corticoterapia.

El tratamiento de elección son las tetraciclinas orales, como la doxiciclina (100 mg./día durante 1-2 meses). En pacientes alérgicos, se utilizan macrólidoscomo la eritromicina (500 mg./12 horas), azitromicina o metronidazol (500 mg./día), con los que se obtiene una respuesta más rápida que con las tetraciclinas, siendo una buena alternativa de tratamiento inicial.

La isotretinoina oral (0,2-1 mg./día) está indicada en rosáceas granulomatosas o rosáceas que no se controlan con los tratamientos anteriormente mencionados. Es eficaz pero no tanto como en el acné, teniendo mayor número de recurrencias.

Los síntomas del ojo se tratan comúnmente con los antibióticos orales y terapia oftálmica.

Tratamiento Quirúrgico

Indicado en casos graves de rinofima.

Para reducir el eritrema y las telangiectasias es útil el tratamiento con láser (colorante pulsado). Pueden utilizarse fórmulas descongestionantes (5 y 6).

El rinofima precisa también tratamiento con láser (CO2) y, en ocasiones, un tratamiento quirúrgico (escisión, dermoabrasión o electrocoagulación).

Técnicas Invasivas

  • Electrocoagulación de telangiectasias.
  • Crioterapia (nitrógeno líquido o nieve carbónica) en el tratamiento de fimas.
  • Cirugía de fimas.
  • Láser:
    • Láser vascular (de colorante pulsado – Candela® – y de diodo): tratamiento de telangiectasias.
    • Láser de dióxido de carbono (CO2): cirugía de fimas.

Nota importante. La isotretinoína puede tener efectos teratógenos, por lo que se debe tener especial cuidado en las mujeres en edad fértil e indicar siempre la utilización de medidas anticonceptivas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba