Saltear al contenido principal
91 817 40 29 L-V: 9:30-14:00 y 17:30-20:30 | S: 9:30-13:30

Qué es la Atrosis

¿Qué es la Artrosis?

Artrosis se define como un grupo heterogéneo de condiciones que conducen a síntomas y signos articulares los cuales se asocian con defectos en la integridad del cartílago articular, además de cambios relacionados con el hueso subcondral y con los márgenes articulares”.

Etimológicamente artritis significa inflamación articular, frente a artrosis que es una degeneración articular. Aunque no significan lo mismo se suele hablar indistintamente de artritis degenerativa, artrosis, osteoartritis y osteoartrosis.

La pérdida del cartílago origina cambios en el hueso adyacente al cartílago articular, que reacciona produciendo deformaciones e intentos de regeneración.

¿A quién afecta la Artrosis?

Puede aparecer desde los 20 años, siendo más habitual en los hombres por debajo de los 45 años y mayor en las mujeres por encima de 55 años, afectando principalmente a personas mayores de 70 años.

Por encima de los 40, casi todas las personas ya presentan algún problema en las principales articulaciones que soportan el peso corporal, aunque normalmente son asintomáticas.

La prevalencia y grado de intensidad de esta enfermedad se incrementa con el envejecimiento de la población porque esta condición es irreversible.

Las articulaciones más frecuentemente afectadas por artrosis son la columna cervical y lumbar (espondiloartrosis), caderas (coxartrosis), rodillas (gonartrosis), pulgares (rizartrosis) y articulaciones del primer metatarso falange del pie.

No tiene curación definitiva, y los tratamientos se dirigen a reducir el dolor y mejorar la función articular afectada.

Según la OMS, la artrosis afecta al 80% de la población mayor de 65 años en los países industrializados. En España, la mayor prevalencia de artrosis se encuentra entre el grupo de edades de 70 a 79 años.

  • La prevalencia es mayor en las mujeres a partir de los cincuenta y cinco años, siendo antes de los cincuenta similar en ambos sexos.
  • En las personas que sobrepasan en más de un 10% su peso normal, se da una mayor incidencia de artrosis en aquellas articulaciones que soportan el peso. La obesidad se relaciona más con la artrosis de rodilla y en mujeres, y en menor grado con la artrosis de cadera. Reducir peso puede ayudar a prevenirla o bien mejora el proceso artrósico.
  • La menopausia y la diabetes pueden afectar a la aparición de artrosis.
  • Parece ser que hay una relación entre artrosis y traumatismos no tanto con los microtraumatismos.

¿Por qué se produce la Artrosis?

Las articulaciones móviles o diatrodiales se caracterizan por la diversidad y amplitud de los movimientos que permiten a los huesos. Están formadas por dos extremos óseos recubiertos por cartílago hialino, la cápsula que los une y los ligamentos que los mantienen en contacto.

La membrana sinovial reviste la articulación y la encierra en una cápsula. Segrega el líquido sinovial, líquido transparente y pegajoso, alrededor de la articulación para lubricarla.

Algunas articulaciones como las de las rodillas y radiocarpianas cuentan también con meniscos fibrocartilaginosos que ayudan a mantener la estabilidad de la articulación.

La articulación cuenta con un tipo de tejido conectivo, hialino y viscoelástico conocido como cartílago, resistente al desgaste. Carece de vasos sanguíneos y linfáticos. El cartílago ayuda a reducir la fricción que producen los movimientos. El condrocito es el elemento celular del cartílago, existen distintos tipos según su disposición en las distintas capas del cartílago.

Los ligamentos son bandas de tejido conectivo duro y elástico que rodean la articulación para sostenerla y limitar sus movimientos.

Los tendones tienen la función de insertar el músculo en el hueso y transmitirle la fuerza de la contracción muscular para producir un movimiento.

Entre los factores implicados en el desarrollo de la enfermedad destacan:

FACTOR OBSERVACIONES
Edad A mayor edad, mayor frecuencia y gravedad de la artrosis.
Sexo En hombres preferentemente menores de 45 años, y en mujeres después de los 55, con predominio en manos y rodillas.
Obesidad Factor desencadenante en artrosis de rodilla, pero también es un factor predictivo de artrosis de cadera y de manos.
Factores genéticos Muy importantes en la artrosis de manos (nódulos de Heberden) y en artrosis generalizada.
Defectos congénitos de la articulación Por ejemplo, en la aparición de artrosis de cadera inciden la luxación congénita y la displasia acetabular.
Traumatismos La existencia de traumatismos frecuentes debido incluso a actividades deportivas o laborales pueden dar lugar a cambios artrósicos, principalmente en rodillas y caderas.

La artrosis es una enfermedad que suele desarrollarse en dos etapas con diferentes características clínicas.

  • La primera etapa es de duración desconocida en la que generalmente no existen manifestaciones clínicas pero es el período en el que comienzan las alteraciones metabólicas del cartílago que posteriormente originan su desintegración.
  • En la segunda etapa aparecen los síntomas como consecuencia de la disfunción biomecánica generada por el deterioro del cartílago y brotes inflamatorios.

 

Volver arriba

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies