Saltear al contenido principal
91 817 40 29 L-V: 9:30-14:00 y 17:30-20:30 | S: 9:30-13:30
Higiene Bucodental

Higiene bucodental

¿Cuáles son los productos y materiales usados en la higiene bucodental?

Una técnica de higiene oral debe: 

  • Ser efectiva en la limpieza. 
  • Ser segura y no dañar. 
  • Ser fácil de enseñar, aprender y utilizar. 
  • Ser aplicada en la zona indicada. 

El objetivo principal de la higiene buco dental será el control de la placa bacteriana. Los métodos mecánicos de control de placa (cepillado, uso de seda dental, etc.), utilizados de forma rutinaria son considerados como la mejor manera para que los pacientes eliminen la placa. 

Existen también medios químicos complementarios (uso de enjuagues y pastas dentífricas) que aportan un efecto anticaries, antihipersensibilidad o antiséptico. 

Enjuagues bucales o colutorios 

Son soluciones acuosas o hidroalcohólicas con funciones y principios activos diferentes. 

  • Uso preventivo: no sirven para tratar la placa ni las enfermedades asociadas pero sí inhiben su formación. Entre los principios activos antisépticos más comúnmente usados en los colutorios se incluyen la hexetidina, el cloruro de cetilpiridinio, el delmopinol, el triclosán, etc. Para prevenir la caries en el mercado encontramos soluciones formuladas con fluoruro sódico diario ((0,05% – 230 ppm F) o semanal (0,2% – 920 ppm F) que pueden ser usadas con seguridad a partir de los 6 años. 
  • Tratamiento de la placa y de la gingivitis: son colutorios que tienen como objetivo el control de la placa bacteriana (antiplaca) o la disminución de la inflamación gingival (antigingivitis). Son los formulados con clorhexidina. Su principal inconveniente es la tinción de las superficies orales en usos prolongados. 
  • Antes del cepillado: su función es reblandecer la placa para facilitar su eliminación en el cepillado, para ello, contienen tensioactivos (detergentes). 

Pasta o gel dentífricos 

Son preparados homogéneso formados por una suspensión de polvos en agua, que produce como resultado un producto de consistencia semisólida. Las pastas dentales contienen principios activos con efectos terapéuticos. 

La sustancia más habitual es el flúor, que se utiliza para prevenir la caries, ayuda a disminuir la sensibilidad dentaria y tiene efectos sobre la placa bacteriana. La presencia de flúor se consigue añadiendo fluoruro sódico, monofluorofosfato de sodio, fluoruro estañoso, fluoruro potásico o combinaciones de estos componentes. En general, las pastas para adultos suelen disponer de una concentración de entre 1000 y 1500 ppm. 

Las pastas infantiles son efectivas con concentraciones entre 500 y 550 ppm. (estas pastas son recomendadas hasta los seis años de edad). Otras de las sustancias medicamentosas incluidas en las pastas dentrífricas están indicadas para tratar la sensibilidad dentaria, los principios activos más usados son el nitrato de potasio, el cloruro de estroncio, el cloruro potásico, el oxalato férrico o el fluoruro estañoso. 

Para facilitar la limpieza las pastas también incluyen abrasivos (facilitan el arrastre de los residuos alimenticios, los más usados son carbonato cálcico, fosfato sódico y cálcico, sílice o resinas sintéticas), tensioactivos o detergentes (que limpian la superficie dental por fricción), humectantes (evitan que la pasta dental se seque y endurezca al entrar en contacto con el aire, son el sorbitol y la glicerina), espesantes (para mantener la viscosidad y ofrecer textura a la pasta), conservantes (evitan la contaminación bacteriana de la pasta), neutralizadores – tamponadores (regulan el pH), aromatizantes (como el mentol, la menta, la canela, la fresa, el timol, la clorofila, etc.), edulcorantes (como la sacarosa, la sacarina, el xilitol, etc.) y colorantes. 

Ingrediente activo  Características 
Flúor  • Agente anticaries.
• Dosis habituales: 1000-1500 ppm para adultos y 500-550 ppm en niños hasta los seis años.
• Combinaciones de diferentes sales de flúor en la misma pasta tienen niveles de remineralización más altos e incrementan la dureza de la superficie del esmalte. 
Clorhexidina  • Inhibe la formación de la placa bacteriana.
• Amplio espectro (Gram +, Gram -, hongos, dermatofitos y algunos virus).
• Gran sustantividad (propiedad que mide el tiempo de contacto entre una sustancia y un substrato, en un medio dado). 
Cloruro de cetilpiridinio  • Actividad antibacteriana equivalente a clorhexidina.
• Moderada sustantividad. 
Triclosán  • Inhibe la formación de la placa bacteriana.
• Poca sustantividad.
• Amplio espectro.
• Carece de los efectos de tinción de la clorhexidina. 
Nitrato de potasio  • Es uno de los agentes desensibilizantes más potentes.
• Junto con fluoruro en una formulación proporcionan efecto anticaries + efecto desensibilizante. 
Cloruro de estroncio  • Primer principio activo usado para el alivio de la sensibilidad dental. 
Oxalato férrico  • Actúa de manera similar al cloruro de estroncio. Agente desensibilizante. 
Pirofosfatos o sales de fosfato  • Agentes antisarro. 
Compuestos de Zinc (citrato de Zinc)  • Agente antisarro.
• Usado normalmente en combinaciones con triclosán. 

Cepillo de dientes 

Es el instrumento más eficaz para eliminar la placa. Su diseño debe favorecer el cepillado de todas las superficies dentales, además de no lesionar el esmalte. Las cedras o filamentos deben ser de material sintético y de puntas redondeadas y pulidas, que ayuden a proteger el esmalte y las encías. La dureza, la densidad y la angulación de las cedras condicionarán la eficacia limpiadora del cepillo. 

El cepillado debe realizarse tres veces al día (después de las comidas) durante al menos tres minutos. Es recomendable cambiar el cepillo cada tres meses. 

Debemos recordar que un cepillo duro o con sus cedras no redondeadas puede provocar la recesión de la encía (desplazamiento de la encía por traumatismo exponiendo el cuello del diente) e incluso el desgaste de la raíz dental y una probable hipersensibilidad dentaria. 

Cepillos interdentales 

Son especialmente eficaces cuando los dientes se encuentran muy separados. Están diseñados para eliminar la placa dental de las zonas interdentales. El cepillado debe hacerse de dentro hacia fuera, sin girar el cepillo. 

Seda dental 

Es el mejor medio para alcanzar los espacios interdentales dónde no llegan las cedras del cepillo. El problema es que se necesita cierta práctica para usarla; se enrolla el hilo en uno de los dedos medios de una mano y se mantiene estirado con la otra mano. Se introduce el hilo entre los dientes, se curva en forma de “C” sobre los espacios interdentales y se frota suavemente de arriba hacia abajo sobre la superficie del diente para eliminar los restos de comida y la placa bacteriana. 

Su incorrecta utilización puede provocar daño en la encía, además de no ser eficaz en su objetivo, por ello, su instrucción debe ser objeto de una atención individualizada. 

Los métodos mecánicos para la eliminación de la placa requieren tiempo, motivación y destreza manual. Pese a que la amplia mayoría de personas declaran cepillarse una o dos veces al día (el mínimo básico recomendado se sitúa en dos veces a día) no todas utilizan una técnica adecuada ni le dedican el tiempo necesario. El tiempo medio dedicado a esta labor se sitúa por debajo de los sesenta segundos, mientras que el tiempo recomendado para una higiene pormenorizada se sitúa en tres minutos. 

Aunque se han descrito diferentes técnicas de cepillado (técnica horizontal, de barrido, circular, de Stillman, de Bass, de Charters) cualquier técnica es válida si se obtiene el resultado esperado: un buen control de la placa. 

Normas básicas del cepillado dental

  1. Apoyar el centro del cepillo sobre sus dientes con las cerdas formando un ángulo de 45º de forma que estas cubran el espacio que une los dientes a la encía.
  2. Debe limpiarse sólo con las puntas de las cedras, con movimientos cortos, circulares, verticales, nunca horizontales, diente por diente, sin levantar el cepillo.
  3. Cepillar las caras interna y externa de todos los dientes y muelas.
  4. También hay que cepillar las superficies masticatorias, con movimientos cortos y rápidos.
  5. Para acabar, hay que cepillar la superficie de la lengua.

Los pacientes pueden observar el resultado de su técnica de higiene buco dental mediante el uso de tinciones de placa, la utilización de comprimidos de eritrosina, u otro colorante bacteriano, que permite al paciente autoformarse en el control de su placa bacteriana. Estos productos son baratos, útiles y, desgraciadamente, menos usados de lo que sería deseable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba